Tutto pollo

Cuando los dioses antiguos llegaron a modelar este mundo y lo llenaron de cosas naturales y sanas, se aburrieron a las dos horas. Por ello, a uno de los dioses se le ocurrió abrir un aceite de maravilla chef (si, existía en ese entonces) y se puso a calentarlo en un sartén (si, también existían). Por accidente, una de las papas que tenia en la mano se le cayo al sartén y al instante brotaron papas fritas como si fueran cabritas (recordemos que estos compadres eran dioses). Desde ese entonces, el mundo dejo de ser aburrido y los dioses se murieron por hipertensión y colesterol alto (los dioses tampoco se escapan de la muerte).

Usted se estará preguntando: “¿Y esta introducción de mierda para que sirve?” (porque no creo que dude de la veracidad del relato) y yo podría responderle, con toda certeza, que sirve para ponerlo en la onda de esta entrada que se refiere a la fritanga y al gusto por la chatarra (es lo que puedo ofrecer por hoy), porque voy  a escribir sobre un regalón de la casa que mantiene mis arterias saludablemente tapadas y mi colesterol en los confines de la galaxia; me refiero al Tutto pollo, un lugar de finísima gastronomía frita donde la abundancia y el aceite son los protagonistas de sus preparaciones.

IMG_20180215_141104
Una de las dos entradas del Tutto pollo

Ubicado en una esquina cerca de plaza de armas (la dirección, como siempre, se las doy al final), el Tutto Pollo destaca por lo desmedido del plato y por la gran variedad de preparaciones que ofrece. Si anda con ganas de hacerle cariño al corazón y al higado, mándese una buena escalopa con papas y cuénteme si logra comérselo todo (no sea coshino, no se vaya para otra parte). Por otro lado, si quiere regalonear con una cazuelita o  con unos pasteles de choclo (para no ser tan groseros con el cuerpo) también lo puede hacer. Lo importante es que usted se sienta cómodo y disfrute sin culpa de las suculencias que ofrece el lugar.

IMG_20180215_140318
Menú variado

El otro día, asumiendo las consecuencias de la paja de no haberme cocinado el día anterior, me fui a dar una vuelta al Tutto Pollo para ver que tal eran los “sanguruchos” que vendían. Debo reconocer que siento una debilidad natural por el chacarero y su concepto intrínseco: que a alguien se le haya ocurrido meter su plato de comida con ensalada en un pan lo encuentro maravilloso. Por esto mismo, me lancé con un buen chacarero de la muerte que, en este lugar, lo venden con papas fritas de acompañamiento (ctm!!) y usted le puede agregar las salsas que quiera (kepchup, mostaza, fin).

IMG_20180215_141539
El chacarero de la muerte

Antes de seguir, debo detenerme en algunas cosas que se refieren a la experiencia misma de asistir al Tutto pollo. Hace muy poco el local fue remodelado completamente y es muy grato comer en el lugar. Lo paja es que si quieres comprar para llevar, debes hacer una fila en una zona donde circula mucha gente y debes competir con los meseros que también pagan las mesas que atienden ( y esos cabros si que andan acelerados). Por esto, el comprar se transforma en toda una odisea que pone a prueba tu destreza para esquivar personas y meseros furiosos (porque andan furiosos).

Lo otro que llama la atención, son los maestros que preparan los platos. A primera vista pareciera que formaban parte del equipo de los dioses antiguos que inventaron las comidas frita pero, viéndolos con mas detención, no es tan así. Probablemente fundaron Santiago con Pedro de Valdivia y eso te deja  tranquilo porque sabes que son maestros con muchos años de experiencia. En 5 minutos te atienden y te entregan lo que pediste en un cartón envuelto con papel mantequilla y una bolsa plástica (a lo vieja escuela).

El chacarero estaba increíble, contundente y con harto sabor. La prueba de comérmelo completamente fue compleja, pero con esfuerzo y dedicación muchas cosas se pueden lograr (varias otras no). Lo importante es que por la cantidad de comida que se lleva, el precio que se paga es bastante bueno. Si tiene tiempo, o anda por el centro de Santiago, no deje de visitar este hermoso templo de la fritura porque no lo va a lamentar.

IMG_20180215_141705
Detalle del chacarero de la muerte
  • Dirección: San Antonio 394, Santiago Centro, Santiago
  • Precio: 5 lucas el chacarero

 

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s