Juan y Medio

Restaurant-en-plza-brasil
Fuente: http://hotelbrasilia.cl/fotos/

Hoy, después de un receso por vacaciones auto-asignadas, vuelvo sin gloria ni majestad a este bello arte de escribir por escribir y de decir por decir (empezamos con la verborrea innecesaria).

Debo reconocer que esta entrada me conflictúa en lo mas intimo de mi alma porque nace de una experiencia decepcionante en un restaurante que, para mí, era carta de triunfo segura. Es como cuando uno vuelve a ver una película que recuerda como la máxima joya del séptimo arte (y con esto me refiero a clásicos de clásicos como “el día de la independencia” o la versión humana de mario Bros) y se da cuenta que no es tan así.

Juan y medio es un restaurante que se encuentra en Plaza Brasil (hay otro camino a Rancagua, que es el original), en la esquina de huérfanos con Brasil, y es conocido por la abundante y sabroso de sus platos. Sobre todo por lo abundante. Cuando yo era un jovencillo de rubicundas mejillas, iba con mi viejo de cuando en vez a comer o a cenar a este restaurante y me aprovechaba de mi condición de hijo culiao para pedir cervezas kunstman (en ese tiempo la cerveza mas sofisticada que tomaba era la “dorada”) y entraña de unicornio bañada en salsa de pegaso. Del precio no me preocupaba, pero veía en la cara de mi viejo el arrepentimiento por no haber detenido mi proceso de gestación cuando era posible.

Sin embargo, tiempo después invité a una persona y con 20 lucas hicimos maravillas. Por lo que la comida no era excesivamente cara y los platos los servían en cantidades industriales.

Esta vez la situación se dio de una manera distinta: cambiaron la carta de platos y los cortes de carne ya no venían con el acompañamiento incluido. Mal negocio para uno, pensando que el corte sale mas o menos 10 lucas y el acompañamiento 3. Y esto, probablemente, no sea tan caro comparado a otros locales de comida especializados en carne, pero para mí era demasiado en comparación a lo que recordaba. Además, antes habían empanadas y platos más “chilenos” … ahora con “cuea” había consomé de pollo (y caro). Todo esto me empujo a comprar el plato más seco y fome de la vida: pechuga de pollo deshuesada… el resto ya se lo pueden imaginar. Al final gaste más en bebidas.

Resumen: una mierda de experiencia para ir en modo rata. Si esta dispuesto a gastar más por comer en un local que ofrece cosas muy parecidas a otros locales más baratos, es cosa suya.

Las fotos que tomé para esta entrada se me perdieron en el cielo de los archivos borrados accidentalmente. Por eso la foto referenciada del inicio.

  • Dirección: Huérfanos 2076
  • Precio: caro

 

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s