Emporio Zunino

Hoy desperté con una caña que, como muchas veces, me hace cuestionar el por qué tomo. Es viernes laboral y mi cuerpo pesa como si estuviera relleno con aserrín, y todo por culpa del apagón del día de ayer en el centro de Santiago que nos obligo, a mi y a unos compañeros, a salir…